Diputado Miguel Crispi y salida al conflicto mapuche: “Un Estado plurinacional y expropiación para restituir tierras”

El parlamentario de Revolución Democrática se adentra en el conflicto del Estado chileno con el pueblo mapuche, califica el asesinato de Camilo Catrillanca como una “ejecución extrajudicial”, por la cual el ministro Chadwick debe renunciar como responsable político. Además, señala que es muy difícil que el Frente Amplio “de forma solitaria” logre ganar municipios el 2020, aunque considerando una “estrategia flexible” y la “diversidad territorial” en cada caso.

Por Ricardo Bustamante Pizarro.

Miguel Crispi Serrano (33) es sociólogo, fue ex presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica en 2009, previo al movimiento estudiantil, además de miembro fundador y primer coordinador nacional del partido Revolución Democrática (RD), parte del Frente Amplio, y actualmente diputado por el distrito 12 (La Florida, Puente Alto, La Pintana, Pirque y San José de Maipo) desde enero del 2018, cuando el nuevo bloque político irrumpió con 20 diputados y un senador en el Congreso Nacional.

#CausasyBeats conversó con el dirigente político, hijo de Claudia Serrano, ex ministra del Trabajo en el primer gobierno de Michelle Bachelet, y hoy miembro de la Comisión investigadora del caso Catrillanca, además de ser parte del sector opositor a su colega y compañera Catalina Pérez, presidenta electa de su partido en enero recién pasado.

RD, el Frente Amplio y las Municipales 2020

¿Qué opinión y análisis hace del triunfo de la diputada Catalina Pérez como nueva presidenta de RD, y las implicancias que ello significa para las Municipales y el Frente Amplio?

Yo apoyaba otra lista, Unidas para Crear, encabezada por Javiera Parada. Siempre duele perder, teníamos un gran programa. A partir de la urgencia de esta elección se juntaron distintas fuerzas internas y lo que queda es que hay un 40% que tiene que organizarse y marcar los puntos respecto a la nueva directiva. Tengo una muy buena relación con Catalina, pero tengo una diferencia con el programa, que deja muy en segundo plano las elecciones municipales, que es un objetivo estratégico de cara a los próximos años.

Y es preocupante porque todas las señales que se dieron para enfrentar esto con el Frente Amplio de manera bastante solitaria, eso te refuerza la identidad, pero te hace inviable ganar gobiernos municipales, en su gran mayoría.

¿Puede profundizar más sobre el desafío municipal para el Frente Amplio?

La izquierda tiene un desafío que es reorganizarse para ser una alternativa real, en el corto plazo, para ser gobierno municipal a lo largo de todo Chile. Y en eso hay que enfrentarse a la realidad, y ésta es que es muy difícil que el Frente Amplio, solo como fuerza política, logre ganar elecciones.

Entonces, ¿el objetivo estratégico es fortalecer la identidad del Frente Amplio o es tener más poder para poder representar y defender el derecho de las personas? Creo que es lo segundo y nuestros partidos y el Frente Amplio son instrumentos para ello. Participé de la fundación de RD y RD no es un fin en sí mismo, es una herramienta para defender el derecho de las personas, y hoy desde los municipios es de donde podemos defender con más fuerza el derecho de las personas, y por lo tanto, hay que evaluar los distintos escenarios a enfrentar con mejores condiciones esos comicios.

¿Cómo se mide la pérdida de confianza ciudadana o legitimidad que puede afectar al Frente Amplio al realizar algún tipo de alianza para las Municipales 2020 con la ex Nueva Mayoría?

Por eso hay que tener una estrategia flexible, porque hay sectores donde nosotros no podemos competir dentro de en un mismo pacto, en una primera ciudadana o pacto por omisión con alcaldes corruptos. No veo condiciones para hacer una primaría legal con todas las fuerzas de la oposición. Pero la diversidad territorial hay que considerarla. Por ejemplo, en el Distrito 12, en La Florida, tú me dices si hay agua en la piscina para conversar con la oposición e intentar una candidatura única que se enfrente a (Rodolfo) Carter, creo que hay que generar esas condiciones y hacer el esfuerzo. Otra cosa es que no lo logremos, pero renunciar a hacer ese esfuerzo es una irresponsabilidad con las personas. Lo mismo en Puente Alto, y hay otras comunas donde no se puede no más. Para el momento político hay que tener una flexibilidad táctica que te permita enfrentar los objetivos estratégicos.

En el distrito al que representas, ¿el Frente Amplio está en condiciones de ir a disputar alcaldías de comunas emblemáticas donde gobierna la derecha, como La Florida y Puente Alto?

Nos falta para poder afirmar eso. De que lo vamos hacer, lo vamos hacer, vamos a disputar esos municipios, pero en cuanto a la fuerza para triunfar, nos falta trabajo territorial. Enfrentar una elección municipal con alcaldes como Carter o Codina implica una movilización de voluntarios convencidos con un proyecto, creo que aún no los tenemos, pero sí tenemos grandes líderes que nos van a permitir conducir ese proceso y aglutinar fuerzas para dar esa pelea.

Caso Catrillanca y vías de solución al conflicto

Como miembro de la comisión investigadora por el asesinato de Camilo Catrillanca, en cuanto a responsabilidad política, ¿Andrés Chadwick como Ministro del Interior, debe renunciar?

Creo que sí, debe renunciar porque al final lo que ocurrió en La Araucanía, si uno lo ve desde el derecho internacional en derechos humanos, es una ejecución extrajudicial. Es decir, representantes del Estado de manera premeditada hacen uso abusivo de la fuerza pública y asesinaron por la espalda a un ciudadano chileno, perteneciente además al pueblo mapuche. Y no hemos tenido responsabilidades políticas, y el responsable al final de la conducción de las policías es el Ministro del Interior. Además, con todas las contradicciones que hemos visto sobre la información que conocían, donde cada vez hay más evidencia de que hubo un margen de 48 horas donde el gobierno tenía la información de que Camilo Catrillanca no estaba armado y que no hubo enfrentamiento, y se sostuvo esa tesis y cualquier ciudadano puede darse cuenta que era un montaje, enfocado en cuidar a las policías y no el derecho de las familias a tener una justa defensa y el debido proceso.

Chadwick debe renunciar por el caso Catrillanca y además no tiene la legitimidad en la región y frente a las comunidades mapuches para conducir el diálogo político necesario para poder destrabar un conflicto centenario.

¿Qué consecuencias debería tener el que Chadwick y Ubilla hayan sabido desde un inicio que no hubo un enfrentamiento?

Si ellos tenían información y no la entregaron a la opinión pública, traspasa lo político y comienza a correr como obstaculación a la justicia, por lo que podrían ser formalizados. Y en caso que esto no pase, políticamente es impresentable. Si se comprueba, ellos le mintieron a la opinión pública durante 48 horas.

¿Qué expectativas tiene de la comisión investigadora?

La comisión tiene por objeto evaluar actos del gobierno en este caso. Espero además que esta comisión establezca responsabilidades del Estado chileno. Si este caso se ve en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Estado chileno va a ser sancionado, y la comisión debe poder dar antecedentes en esa dirección. Por último, si logramos establecer responsabilidades políticas es también lograr más antecedentes que ayuden a esclarecer la verdad. El papá de Camilo, Marcelo Catrillanca, busca verdad y justicia para su hijo, y si la comisión logra eso, ya sería un éxito.

¿Qué vías de abordaje y solución plausible ves al conflicto entre el Estado chileno y el pueblo mapuche?

Siempre se habla del diálogo, que el Estado chileno pueda dialogar, pero eso es del desde, o sea, lo primero es que el gobierno cambie su hoja de ruta, la que hoy es la violencia rural, la política colonial y social sobre el pueblo mapuche, pero que no tiene una mirada sobre sus derechos como pueblo, y los pueblos originarios tienen derechos irrenunciables, como el derecho a la tierra, a la autodeterminación. En junio pasado, así lo reconoce el capítulo de Pueblos Indígenas de Naciones Unidas. Entonces, además del diálogo debe haber una discusión de los poderes del Estado chileno y de las fuerzas políticas y avanzar en la constitución de un Estado Plurinacional. Esto no se resuelve si no reconocemos el derecho del pueblo mapuche a su tierra y ahí se verá en qué dimensión.

“Sin abordar la plurinacionalidad, todo es un esfuerzo más de maquillaje que de ir al fondo del asunto.”

Cuando se habla de autodeterminación hay mucha ignorancia, esto tiene que ver con ciertas dimensiones que les permite a los pueblos tomar decisiones, como definir sus autoridades, ciertas reglas judiciales incluso, que se puedan organizar como sociedad. Y eso implica que hay un Estado que tiene distintas naciones dentro. Sin abordar la plurinacionalidad, todo es un esfuerzo más de maquillaje que de ir al fondo del asunto.

Esas condiciones para encaminar una posible solución al conflicto, ¿las podría ofrecer un gobierno del Frente Amplio?

El Frente Amplio está obligado a ofrecerlas, está en nuestro programa. Pero creo que es más viable que lo impulse un gobierno de derecha, es un poco contra-intuitivo, pero en general los cambios más profundos, cuando los impulsa la izquierda, son bloqueados por una derecha que tiene el poder de los medios de comunicación, de los medios de producción. Entonces es muy difícil que nosotros podamos impulsar exitosamente la plurinacionalidad, creo es más fácil que lo haga la derecha. Y de a poco veo a los parlamentarios de derecha preguntándose qué es la plurinacionalidad, porque no lo entienden, piensan que si tienen una casa en Temuco se las van a expropiar, como la caricatura de un Estado paralelo.

¿Y es posible que la derecha impulse un cambio de este tipo?

Lo veo muy difícil, pero lo que ha gatillado el asesinato de Camilo Catrillanca no se va a terminar en marzo, esto va a perseguir al gobierno por los tres años que le restan y del gobierno que venga, y no me cierro a la posibilidad de que así sea. No tengo dudas que si como Frente Amplio fuésemos gobierno lo impulsaríamos, pero veo un bloqueo muy grande para una reforma constitucional del más alto quórum.

¿Qué trabajo ha realizado en Temucuicui como miembro de la Comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios?

Nuestra primera vinculación es que estuvimos muy presentes en la solicitud de Celestino Córdova para realizar su rewe, estuvimos con él en la cárcel de Temuco, y más allá de no compartir los hechos que se le imputan, él tiene un derecho como líder espiritual del pueblo mapuche a realizar ceremonias propias de su cosmovisión. El Estado chileno al final se la concedió y él pudo retirar una huelga de hambre que hacía.

Paralelamente tuvimos conversaciones con líderes que trabajan en Temucuicui y hoy mantenemos abierta esa disposición inicial que tuvo Temucuicui de que el Congreso fuese su interlocutor. Dado que habían cerrado el diálogo con el gobierno, es que el pueblo mapuche pudiese parlamentar con uno de los poderes del Estado. Y encuentro eso muy valioso que ellos tengan esa disposición a pesar de todo. Porque perfectamente pueden no conversar más con ningún representante del Estado, con mucha legitimidad. Eso está pasando ahora y habla de un pueblo que es muy sabio y tiene mucha más templanza que el Estado y pueblo chileno, pues entiende que estas son luchas que no se ganan en un día y que hay que mantener abiertas las expectativas.

La labor que he estado cumpliendo, de forma silenciosa, es yendo muchas veces a Temuco para mantener ese canal abierto.

¿Es una especie de nexo de la comisión con el pueblo mapuche?

Es que trasciende la comisión, porque no hablo con las comunidades como miembro de la comisión, lo hago como diputado de Revolución Democrática y del Frente Amplio, en lo cual ellos confían.

¿Y cómo va esa relación?

Hay señales que para ellos son muy difíciles de administrar, como la última visita de Chadwick a La Araucanía se trata de abrir una oficina de “violencia rural”, en vez de abrir una de protección a los derechos humanos.

Pero las comunidades entienden que ustedes son de un sector político distinto.

Sí, pero para ellos el Estado chileno es uno solo. Pueden ver que hay sectores donde haya más cercanías, pero a la larga el movimiento mapuche es tal, hay una natural desconfianza, pero igual mantienen una comunicación frecuente que nos permite seguir conversando y tener la expectativa que se realice este reconocimiento.

¿Las forestales deben restituir territorios indígenas y retirarse de La Araucanía?

La presencia policial desmedida en la zona se explica por el cuidado a la propiedad privada y a las forestales, eso es lo que las Fuerzas Especiales protegen todos los días, no a la población civil, mapuche o no. Es muy difícil pensar que todas estas tierras sean restituidas, pero sí debe haber una negociación en que se registre la forma en que las forestales se hicieron de estas tierras, la mayoría de las veces comprando a precio de huevo los territorios, y que se llegue a un espacio territorial suficiente para que las comunidades puedan autodeterminarse. Porque el otro camino es el que ocurre, donde las comunidades se toman los fundos que son sus tierras ancestrales.

El Estado chileno puede seguir haciendo vista gorda o de verdad armar un diálogo político donde esas tierras sean recuperadas. Ahí el problema es que cuando el Estado chileno más se aproximó al cómo recuperar esas tierras fue el año 93, cuando se hizo la comisión de nuevo trato y se estableció la necesidad de compra de tierras, no de expropiación. El problema ahí es que al abrir esa política de compra, suben los precios, entonces fue imposible, esa política nació muerta. Distinto es la expropiación donde el Estado tiene mayor incidencia respecto a la fijación de precios de las tierras.

¿Un gobierno del Frente Amplio podría proponer esa expropiación o son medidas muy impopulares?

Son muy impopulares para los que están votando. Nosotros no tenemos más alternativa que impulsar ese tipo de política aunque sean impopulares y tal vez sean populares para los que no están votando.

(Expropiación de tierras ancestrales)… “Esta es una más de las distintas disyuntivas que tendría el Frente Amplio como gobierno en hacer cosas que son impopulares pero necesarias.”

En Temuco, su alcalde gana con un 80%, pero vota el 20% y todas las comunas del alrededor, Ercilla, Victoria, tiene votaciones muy bajas. Se habla de que es una región muy conservadora y de derecha, pero vota muy poca gente. Esta es una más de las distintas disyuntivas que tendría el Frente Amplio como gobierno en hacer cosas que son impopulares pero necesarias.

¿Qué líder social, político o artístico te inspira? ¿Y por qué?

Los dirigentes pingüinos siempre me han inspirado mucho en general. Creo que inspiran solidaridad porque no lo están haciendo para ellos, sino por los que vienen.

Rodrigo Mundaca de Modatima porque creo que es está en una lucha muy ingrata, invisibilizada, en general las Zonas de Sacrificio que enfrentar crisis ambientales aparecen solo cuando pasan cosas excepcionales. Lo de Quintero-Puchuncaví pasa todos los días en distintas comunas, nadie las ve, pero hay dirigentes que están ahí siempre. Y haciendo un esfuerzo de formar nuevos dirigentes. En cambio, es fácil ser dirigente donde están las luces.

Y la pregunta sello de ‘Causas y Beats’: Escoge un disco o canción que identifique tu causa.

El primer disco de Rage Against The Machine, porque tiene canciones de lucha muy puras, sin derivadas. Que básicamente es recuperar el poder para la gente, una rebeldía con mucha rabia, que invita a tomarse el poder de vuelta, como la canción “Take The Power Back“, que en algunos casos raya con la anarquía. El mensaje de este disco es de desobediencia civil.

Sitios amigos: