Weichafe: “Piñera es una inspiración para el chileno pillo, que vio una oportunidad y te robó”

Radicados hace un año en México, la icónica banda chilena de rock se refiere a vicios de la escena musical nacional, revelan la inspiración en los movimientos de diversidad sexual para su nueva producción “Nacemos Libres”, y hacen una descarnada crítica a los gobiernos de la Concertación y a la “nueva política” liderada por los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric.

Por Ricardo Bustamante Pizarro.

Chile vive una falsa democracia, es como una esclavitud solapada”. Es el veredicto del power-trío capitalino Weichafe, respecto a la realidad social y política del país que los vio nacer a fines de los años 90, y que tras 20 años de trayectoria y seis discos, los tiene posicionados en el circuito mexicano, desde el Distrito Federal.

De visita en Chile, donde han realizado varias presentaciones en septiembre y octubre, la banda se encuentra promocionando su nuevo EP “Nacemos Libres”, que consta de cuatro canciones, una propia, del mismo nombre de la producción que cuenta con la colaboración del músico chileno-estadounidense Alain Johannes, y tres covers de emblemáticos temas de Los Prisioneros (“Estrechez de Corazón”), de los suecos ABBA (“The Winner Takes it All”) y del fallecido ídolo mexicano Juan Gabriel (“Así Fue”), en una señal de romper los cánones machistas que habitan el rock pesado.

Ángelo Pierattini (voz y guitarra), Marcelo Da Venezia (bajo y voz) y Diego Ormazábal (batería) conversaron en exclusiva con #CausasyBeats.

(Portada del EP contiene el retrato del transformista mexicano Anuar).

A 1 año de radicarse en México, ¿Qué destacan de esta experiencia? En cuanto a su cultura, el público, su mercado o lo que consideren interesante analizar.

Ángelo: Es un mercado industrial con otra estructura y códigos de trabajo. Para nosotros es una forma mucho más cómoda, más directa, no hay cosas escondidas, dobles estándares, allá el mérito vale. Acá pasa mucho que tu agenda de contactos es más valiosa que tu mérito, hasta por descendencia, en términos familiares, es una red y todo el que viene de afuera le cuesta mucho más, y nosotros venimos de afuera.

Marcelo: En México hay una estructura y escalada, un circuito donde las bandas parten y cuando ya lo tienes trabajado, das paso a lugares más grandes y luego vienen los festivales masivos. Hay un orden.

¿En qué nivel de esas etapas están en México?

Ángelo: Partimos de cero, primero no teníamos nada, luego tuvimos un equipo de trabajo, empezamos a tener shows, hicimos una gira antes de venirnos y ahora tenemos otra. Cuando trabajas, avanzas fluido, hay muchos lugares donde tocar. Es un país donde el arte está en una posición muy privilegiada en comparación con Chile, en realidad, está en la posición donde tiene que estar. En Chile es exagerada la preocupación por las lucas, se respeta más a un oficio que gana más que otro, no por lo que haces. Y las redes de contacto tienen que ver con eso. En México ese clasismo es menor.

El lema de la banda, “La historia se escribe en la calle con gente de verdad” ¿Es un mensaje en ese sentido para la sociedad chilena?

Ángelo: Es un lema que apareció el año 2004, nace por el tema de Poncho Vergara (vocalista fallecido de la banda de rock Tumulto). Son frases que están relacionadas con la ruta que hemos caminado, son de batalla, de arenga, que van apareciendo después de haberlo hecho carne. Es la fuerza que se necesita para trabajar en esto.

“Es un momento de sentarse a entender y escuchar, pues hay demasiadas opiniones súper erradas y que no tienen empatía con estas luchas”.

El nuevo EP “Nacemos Libres”, ¿tiene directa relación con los movimientos de diversidad sexual? ¿Por qué definieron abordar esta temática?

Ángelo: Tiene más que ver con el tema en sí mismo. Los movimientos son una fuerza muy importante y creemos que había que estar presente con una postura, es una reflexión, que tiene que ver con hacernos a un lado como hombres heterosexuales, porque no hemos vivido en carne propia esto, vivimos en un mundo que está hecho más para nosotros. Es un momento de sentarse a entender, escuchar, conversar, pues hay demasiadas opiniones de este mundo que están súper erradas y que no tienen empatía con estas luchas. El vivir a diario la discriminación por algo tan natural como ser mujer es absurdo, o por ser homosexual o transexual.

Marcelo: Apelar al respeto por las decisiones propias y que no afectan al resto.

Y México, ¿no tiene una realidad más discriminadora en este sentido?

Ángelo: Hay una discriminación más o menos pareja. Pero no podemos olvidar que una de las figuras más importantes de México es Juan Gabriel, declarado públicamente homosexual y una de las banderas de su música.

Marcelo: Hay mucho machismo en México y se le culpa del mismo a la mujer, así de drástico.

Ángelo: Retomando el tema, esto es un compromiso con la reflexión, con entender este cambio de paradigma, que estamos frente a una situación que afortunadamente ha salido a la luz, se ha descomprimido. Se necesitan estas energías nuevas, esta liberación, por eso es “Nacemos Libres”, que también es una arenga que utilizan los movimientos de diversidad sexual. De ahí viene la inspiración.

Diego: Es hora de ceder el micrófono a todas estas voces y a nosotros nos toca reflexionar.

Sus letras y discursos siempre han contenido crítica social y política, ¿creen que esto es un deber de un artista conectado con su realidad?

Ángelo: Conectado con su entorno sí, pero que esas letras sean directamente políticas, no. Cada uno tiene su mundo y de donde le hace más sentido hacer la música que hace.

“No tenemos ninguna vinculación progresista ni socialdemócrata (…) El Frente Amplio es más de lo mismo, son niñitos bien educados que les falta demasiada calle para representar a alguien (…) solo quieren una parte de la torta”.

Marcelo: La música siempre ha sido diversa y no necesitas que todos hablen de los mismos temas. Está bien que haya bandas que te inviten a divertirte sin verlo como algo malo.

Diego: Más que como músico, como ser humano debes estar conectado con tu entorno.

Ángelo: Y no con militancia, nosotros no tenemos ninguna vinculación progresista ni socialdemócrata, ni esas izquierdas nuevas que son las nuevas “concertaciones” que están apareciendo. De hecho, todo lo contrario. Por ejemplo, el Frente Amplio es más de lo mismo, se pelean espacios de poder, han validado mucho el sistema y están haciendo alianzas con la Nueva Mayoría, que vienen de la misma alcurnia. Son niñitos bien educados que les falta demasiada calle para que representen a alguien. No creo que quieran cambiar el mundo, solo que quieren una parte de la torta.

La sintonía con el público y también con bandas de otras latitudes, como las que han tenido con Carajo, La Renga, Divididos y otras, ¿se ha dado en México con otras bandas?

 Marcelo: El disco “Mundo Hostil” lo grabamos en el estudio de Molotov y ahí generamos una cercanía con ellos. Y en el transitar también hemos tenido oportunidad de compartir escenario con bandas mexicanas con las que hemos tenido súper buena onda, como la banda Cubo, que llevan 15 años de historia y nos han invitado a eventos.

Diego: Con la banda Riesgo de Contagio, que ya hemos hecho shows con ellos.

¿Y la relación con el público mexicano?

Marcelo: De menos a más, al principio más contemplativos y ahora el público prende más. Hay una química que ha ido funcionando.

Ángelo: Un público muy respetuoso cuando no conoce y expresivo cuando algo le gusta, no se resiste.

Marcelo: Hay menos auto-represión, la gente es más libre en ese sentido.

¿Cómo leen la actual realidad social y política en Chile? ¿Algún hito o tema en particular que quieran referirse?

Ángelo: Chile vive una falsa democracia, es como una esclavitud solapada, o sea, te dan un par de permisos, pero cuando ya socialmente se empieza a liberar, pff (…) Por ejemplo, el alza de los arriendos, subirlos al doble, te quitan el presupuesto que tenías para la distracción y el ocio, que en Chile no existe, o solo a través de créditos. Ver gente comprando la mercadería del mes en tres cuotas es algo que da pena. Y eso está directamente relacionado con aceptar un sueldo que es una mierda.

Marcelo: No se condice lo que se gana con lo que cuesta vivir en este país, que es carísimo.

Ángelo: Estamos metidos en una mentira, toda la clase política es una mentira, puros acomodados, que toman el metro una vez y se sacan una foto. Como Giorgio Jackson que todavía anda con mochila, como (Gabriel) Boric con el gorro de los Misfits. Entonces, haz algo concreto, revélate frente a un sistema.

Muchos de ellos han sido elegidos gracias a alianzas que han hecho con la Nueva Mayoría, no podemos olvidar que la primera elección de Giorgio Jackson fue un cupo de la NM. Nos hablan de una nueva política y andan con un conventilleo brutal entre Mayol y Mirosevic. Hablan de una nueva forma de hacer política y sacan como candidata presidencial a una mujer de la TV y la radio, manejando los mismos códigos que la UDI. Claramente es una mujer inteligente, pero desde el mundo de la política o una tribuna presidencial, no pasa nada.

“Todo acto violento tiene un contexto (…) es violento salir de un colegio público y no tener una profesión, la gente también se expresa a través del dolor”.

Qué pasa con la transición, ¿cómo nos hicieron entender la dictadura? Los cambios en la medida de lo posible, algunos hablaban de “gobierno militar”, súper relativizado todo, que la economía de Pinochet fue positiva, siendo que fue un desastre. Recién ahora se habla como se tiene que hablar.

Marcelo: Históricamente todos estos dirigentes jóvenes cuando se convierte en adultos terminan siendo parte de lo mismo, aceptando las condiciones del juego. Hay pocas personas que rescatar, fieles a sus convicciones.

Ángelo: Lo que pasó en el Liceo de Aplicación, “todo acto violento es reprochable”, o sea, hay actos y actos, porque vienen de un contexto de represión sistemática por décadas. Es violento salir de un colegio público, con represión y no tener un oficio o una profesión. Entonces no me vengas a hablar porque tres o cuatro personas cometieron actos violentos. Obviamente la gente se va expresar a través del dolor, de un acto violento. La calle que tienen estos locos es el Techo para Chile. Es lo que dan a entender con sus acciones y discursos.

¿Cómo vieron desde México la explosión del movimiento social en la llamada ola feminista en Chile?

Ángelo: Fue muy potente. Pensé que desde ahí se podía hacer un cambio de sistema, que no está lejos de lo que en su momento exigieron los movimientos por la educación. Lamentablemente empezó a ser relativizado, este sistema está tan corrupto, que al mes y medio se relativizó el discurso. Primero, desde la derecha, mujeres opinando torpemente, pero después aparecieron actores del mismo movimiento con el tema, tan chileno, de la moderación, en la medida de lo posible, bien educado, se confunde mucho el ser bien educado con ser sumiso.

¿Y qué rol ven en la construcción de esa realidad de los medios de comunicación?

Marcelo: El poder que tienen los medios es muy potente, es fácil para ellos desviar este o cualquier tema.

Ángelo: Le ensucian la imagen a una política con la marca de un auto, se echa a correr un rumor de que una diputada comunista (Camila Vallejo) tiene un Audi, a ese nivel tergiversan cosas.

Marcelo: Me imagino que los movimientos no han perdido fuerza.

Ángelo: Es la exposición mediática lo que pierde fuerza. Y como este país es tan mediatizado, y no podemos olvidar que la dictadura fue una revolución neoliberal, un cambio ideológico fuerte, entonces todo se entiende por ahí. (…) la gente está tan estupidizada que cree esos argumentos, la educación es tan mala que no hay elementos de reflexión.

¿Se sienten conectados o relacionados con movimientos sociales en Chile o México?

Marcelo: Sin querer ha pasado que hemos participado de eventos que tienen que ver con eso. De hecho tocamos en un festival de diversidad sexual en México.

“López Obrador es un Bachelet. Los zapatistas ya le quitaron el piso”.

Ángelo: Nuestra mirada es del ciudadano de a pie, ese es nuestro partido político. No nos interesan las instituciones, no creemos en eso, las letras van dirigidas desde un punto de vista personal y de cómo vemos nuestro entorno, de gente que se saca la cresta por tener comida en su casa y pagar la educación a sus hijos, que está desilusionada de la estructura.

¿Cómo relacionan aquello con México y el nuevo Presidente electo, López Obrador, que se supone trae banderas de reformas y de izquierda?

Ángelo: Es un Bachelet. Los zapatistas ya le quitaron el piso.

Marcelo: Él tuvo un cambio de discurso súper grande desde que partieron las elecciones hasta que ganó. Se da entender que va ser un poco más de lo mismo, no van haber grandes cambios a pesar de que represente a otro sector político.

Ángelo: Con el anterior presidente (Peña Nieto) tienen un pacto con el modelo económico. Todo este amarillismo católico que hay es parte de mantener el statu-quo.

¿Qué les parece que realidades como el racismo, nacionalismos, el surgimiento de grupos neonazis, el individualismo y consumismo sigan haciendo sentido a parte importante de la ciudadanía? La que finalmente elige a representantes políticos que defienden estas ideas. ¿Qué debería cambiar?

Ángelo: Está pasando en todo el mundo. Tiene que ver con la educación, si te educan como alguien individualista obviamente no vas a pensar en colectivo. Si vives en Chile, que tiene como máxima “el trabajo dignifica”, todo lo que tienes es esfuerzo personal y eso Piñera lo recalca, “Yo gobierno para la clase media”, siendo que se ha robado la mitad de Chile, esfuerzo cero, es el huevón más vivo y pillo. Piñera termina siendo una inspiración, un modelo para el chileno medio, el que vio la oportunidad y te robó.

Marcelo: Es una de las actitudes más nefastas que tiene nuestra sociedad. Ser aprovechador, ser vivo.

“Puedes perder tu pega en cualquier momento porque el libre mercado funciona así, no tienes seguridad social (…) No es un problema del haitiano”.

Diego: Otro factor alarmante es que ya no importa qué color político tiene un candidato, importa el individualismo, la aspiracionalidad a la hora de votar, no los valores. Trump en Estados Unidos, avivan la cultura individualista, “vamos a sacar a los migrantes para que tengas más trabajo”, y te alimentas de eso.

Marcelo: Alimenta la odiosidad. Todos somos migrantes finalmente.

Ángelo: Si un chileno reclama que un haitiano o peruano le está quitando la pega, ahí hay una estructura, un Estado que funciona mal (…) Así como te puedes comprar lo que quieras, puedes perder tu pega en cualquier momento porque el libre mercado funciona así. Porque no tienes ninguna seguridad social, ni ley laboral como corresponde. No es un problema del haitiano. Los pueblos se van moviendo de un lugar a otro, dependiendo de su realidad interna, la gente que se viene a Chile no lo hace porque quiera, sino por mejores expectativas de vida.

Gracias a la Concertación y su manera de hacer política, a la alegría que no llegó, obviamente la desilusión (del chileno) es tan grande que se vuelve más déspota. Empiezan a aparecer estos cambios sociales, llegan migrantes y no hay reflexión. Entonces la manera de enfrentarlo es desde el miedo, del rechazo a lo desconocido.

En general en Chile cuesta reconocer en vida a nuestros grandes artistas. Ustedes han rendido tributo a talentos como Poncho Vergara de Tumulto, Agua Turbia, más actualmente a Jorge González y Zalo Reyes. ¿Cuál es la justa dimensión para ser reconocidos en la escena nacional?

Ángelo: Gente que hemos tributado, como Poncho Vergara, tributamos su música y su tenacidad para llevar adelante un estilo en extinción (el rock), en plena dictadura. Poncho remaba contra la corriente ante todo, mientras sus pares estaban más preocupados de pasarlo bien que de hacer música.

“La TV convirtió a Florcita Motuda en el bufón, pero es uno de los mejores compositores de Chile (…) y el Zalo Reyes porque era bueno para el carrete y decía verdades quedó como el drogadicto. Y el Negro Piñera lo ven como el simpático y es un traficante”.

Marcelo: Eran poco visionarios, era hacer música en el día a día, pocos veían la música como un trabajo serio y de proyectarse en el tiempo. Muy pocas bandas quedaron de ese tiempo, Dorso. Nosotros no vemos la música así, hemos tributado bandas que creemos hacían un buen trabajo, dejado una marca musical y social. Lo primero que hicimos fue un cover de “Te Recuerdo Amanda” de Víctor Jara.

Ángelo: Víctor Jara, Jorge González, Los Tres, muy trabajadores, creativos. El Zalo Reyes el año 91, siendo hit de ventas mandó a la cresta a la EMI, es uno de los primeros artistas independientes que venían del mainstream. Dijo “no más sellos”, me voy hacer cargo de mi carrera. En la televisión siempre hablaba verdades. Como le pasó a Florcita Motuda, quedó como el loco, el bufón, la televisión lo convirtió en el bufón, pero es uno de los mejores compositores que hay en Chile, con unas letras brígidas en época de dictadura y su impronta en escena tenía que ver con romper esquemas. Y al Zalo porque era bueno para el carrete y decía verdades, lo convirtieron en el “drogadicto”. Entonces la gente le quita credibilidad, y ven al Negro Piñera como el simpático y es un traficante.

¿Qué líder social, político o cultural los inspira? ¿Y por qué?

Ángelo: Gastón Soublette. (filósofo, musicólogo y esteta chileno)

Diego: Hannah Gadsby, una comediante australiana que hace stand-up, ella es lesbiana y se ríe de sí misma y de la discriminación a los homosexuales.

Y la pregunta sello de ‘Causas y Beats’: Escojan un disco o canción que identifique su causa. Puede ser creaciones propias.

Ángelo: Para mí “Te Recuerdo Amanda” de Víctor Jara, porque es una canción de amor, el sentimiento más genuino del ser humano, dentro de un contexto social y político desigual, una canción que no es panfletaria, sino que es una realidad de todo obrero envuelto en una hermosa canción de amor.

Marcelo: “Nacemos Libres” es una canción que refleja todo lo que sentimos ahora.


Sitios amigos: