Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví: “Los responsables son el modelo neoliberal y estos gobiernos que no han velado por el bien común”

Marta Aravena es integrante de la organización que hace años lucha contra el deterioro ambiental y de salud de los habitantes de las comunas afectadas por el contaminante parque industrial, ubicado en la costa centro de la Quinta Región. En entrevista exclusiva para #CausasyBeats.

Por Ricardo Bustamante Pizarro.

Marta Aravena

La última intoxicación ocurrida en una de las denominadas “Zonas de Sacrificio” del país, afectó a más de 600 personas, producto de una nube tóxica de gases emanada -a fines de agosto- desde las empresas estatales y privadas que componen el parque industrial de Quintero-Puchuncaví, el que lleva operando casi medio siglo en ambas comunas.

Marta Aravena Schiaffino, técnico en construcción y habitante de la localidad de La Chocota en Puchuncaví, señala que como agrupación tienen “muchas expectativas” en la nueva y fusionada Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados -que tiene 60 días para emitir su informe final- y apunta que las medidas anunciadas por el Gobierno no son nuevas, sino “maquillaje”, más que atacar el “fondo de la crisis”, que es la salud de la población y la protección del medio ambiente.

¿Tienen alguna expectativa en resultados sobre la recién formada Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados?

Tenemos muchas expectativas, fuimos nosotras junto a otras organizaciones y ciudadanos que la impulsamos y buscamos quién nos acogiera para poder levantar la idea de una comisión investigadora. Nos recibió el diputado Diego Ibáñez (Mov. Autonomista-Frente Amplio, presidente de Comisión Investigadora) y luego otros diputados se pusieron al servicio de la comunidad con su firma y voto.

Nuestras expectativas no están solo en detectar responsabilidades administrativas, en quienes incurrieron en fallas graves respecto al Plan de Descontaminación para Puchuncaví, Quintero y Concón, sino también poder ver más allá de las fallas que detectó la Contraloría, porque según especialistas que trabajan con nosotras, existen otros detalles que ese plan no contempla, pues no está al servicio de la comunidad.

Por otra parte, esto nos da la posibilidad de remitirnos a la comisión investigadora que se levantó el 2011, donde hubo un gran trabajo, pero que los parlamentarios de esa época, y hoy siguen en ejercicio, no hicieron seguimiento. Si falló esa comisión es porque no hubo el adecuado seguimiento y fiscalización. Entonces, podremos saber qué cosas no se han hecho y qué podríamos retomar. También va dejar en evidencia la falta de normas, como la normativa de suelos y de arsénico. En resumen, aquí hay muchas expectativas, que son posibles de cumplir cuando hay voluntad política.

¿Creen que los cargos formulados por la Superintendencia de Medio Ambiente contra ENAP y Gasmar tengan algún tipo de resultado palpable que ayude a aminorar esta crisis?

No tenemos grandes expectativas. Ya hemos visto en muchos incidentes que la Superintendencia formula cargos y termina en nada, y eso se evidencia -por ejemplo- en todas las acciones que se hicieron en torno al derrame de petróleo del 2014, y que finalmente, como se dice en buen chileno, aquí “paga moya”.

“El Gobierno debe implementar una red de monitoreo mejorada, que capte más contaminantes y de completa transparencia con la ciudadanía”.

La red de monitoreo ambiental ahora estará a cargo del Estado, antes estaban al mando las mismas empresas del cordón industrial. No obstante, se continuará con la misma empresa que realiza el monitoreo hace décadas, por un tema contractual, hasta el 2019. ¿Qué opinan de esto?

Nos parece muy mal que esas estaciones de monitoreo pasen al Estado. Son estaciones que pusieron las empresas en cumplimiento a sus RCA, y que deberían seguir ahí funcionando, quizás a ellos les sirven, pero el Estado -a través del Gobierno- debe implementar una red de monitoreo distinta, mejorada, que capte muchos más elementos que los que detectan esas estaciones y que sean de completa transparencia para la ciudadanía.

En vista de los diagnósticos que se han realizado anteriormente en la zona, de parte de autoridades de turno, ONG y otros. ¿En qué creen que ayuda la visita en terreno que realizará el INDH?

La visita en terreno del INDH es imprescindible pues podrán enterarse de boca de los mismos ciudadanos afectados por estos episodios de intoxicación por gases, y que puedan investigar otras cosas a fondo. Podrán comprobar cómo hemos sido violentados en nuestros derechos humanos y constitucionales. Aquí se falta a la dignidad de la comunidad.

(c) Claudia Pool

El Colegio Médico señaló que las empresas del cordón industrial deben cerrar todas, luego estudiar si realmente contaminan según norma internacional, y finalmente re-abrirlas para asegurar la salud de la población. Además de sacar a mujeres embarazadas y niños de la zona. ¿Están de acuerdo con estas medidas? Y si no, ¿cuáles creen son las medidas para comenzar a ponerle fin a esta situación?

Estamos completamente de acuerdo con las demandas del Colegio Médico. Son las mismas que contienen nuestro Petitorio como agrupación de Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia, y que luego fue apoyado por muchas otras organizaciones sociales locales y a nivel nacional. Obviamente hay que privilegiar la salud. ¿En qué cabeza como Estado hemos privilegiado otras cosas? El costo social para el Estado a futuro es mucho más grande de lo que hoy reciben los grupos económicos.

Hoy nos damos cuenta que el legado que han dejado estos gobiernos es de muchos problemas para los gobiernos locales y regionales, pues habrá un costo de salud altísimo que cubrir, con muchas problemáticas que ellos no han querido visualizar porque no han cumplido el rol de velar por el bien común.

¿Basta con que se aplique el protocolo del Programa de Recuperación Ambiental y Social (PRAS), se suba la norma para dióxido de azufre y haya coordinación para episodios de emergencia entre la comunidad, sociedad civil, empresas y autoridades?

No va bastar con el PRAS, pues fue hecho hace más de dos años y seguramente van aparecer otro tipo de situaciones que van ameritar estudiarlas e ir actualizando medidas del programa. Sí es un punto de base para comenzar.

Para la creación del PRAS estuvieron siempre en la mesa los puntos que hoy establecimos en el petitorio, lamentablemente el Ministerio de Medio Ambiente del entonces quiso llevar las cosas de una manera conveniente para las autoridades y su forma de priorizar no es la más adecuada. Pues en el PRAS hay medidas que son muy de maquillaje y no tocan el fondo, que es el resguardo de la salud.

“Nosotros sí podemos proponer soluciones, y el Estado a través de sus gobiernos, ha sido muy despectivo y le ha faltado el respeto a la comunidad”.

¿En qué pueden colaborar las organizaciones sociales, territoriales y ambientales de la zona para avanzar hacia el fin de esta crisis?

Las organizaciones de base que representan a toda la comunidad ya hemos aportado mucho, pusimos sobre la mesa temas reales en los cuales hay que trabajar y las autoridades no nos escuchan, ya que nos dan a entender que no somos especialistas técnicos, pero hay muchas cosas que son de sentido común.

Nosotros sí podemos proponer soluciones, y en ese sentido, el Estado -a través de sus gobiernos- ha sido muy despectivo y le ha faltado el respeto a la comunidad.

(c) Claudia Pool

¿Las medidas que se empiezan a tomar y se han anunciado de parte de las autoridades en Quintero-Puchuncaví deberían aplicarse en el resto de las llamadas Zonas de Sacrificio del país?

Las medidas que han anunciado las autoridades no son nuevas, se han venido trabajando desde el año pasado y también están contenidas en el PRAS. Por supuesto que lo que demandamos debe ser replicado a las otras Zonas de Sacrificio, las que viven en constante agonía, pues la población está siendo violentada en su salud y derechos.

¿Quiénes son los responsables de esta situación?

Los responsables son el modelo económico neoliberal, consumista, lo que es un problema global, de cómo vivimos y nos desarrollamos. Y por supuesto, las autoridades que no son capaces de mirar más allá. Ojalá todos tuvieran la mirada de (José) Mujica, quien tiene muy claro de que la única forma de salvarnos es cuidando el planeta y eso tiene que ver con llevar una vida sencilla. Ojalá la mayoría de las personas llevaran esta premisa a cabo en sus vidas.

¿Qué líder social, político o artístico los inspira? ¿Y por qué?

En lo personal, me referencio a los modelos pacifistas e históricos que han liderado Ghandi y Mandela.

Y la pregunta sello de #CausasyBeats: Escojan un disco o canción que identifique su causa.

La canción “Muevan las Industrias” de Los Prisioneros.


Nota del Editor: La agrupación Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia también tiene entre sus integrantes a Katta Alonso, Cristina Ruiz, María Teresa Almarza, Carolina Orellana, Valeria Carrasco, Alejandra Castillo, Alejandra Sánchez, Julia Muñoz, Maritza Damann, entre otras.

Sitios amigos: